Web Toolbar by Wibiya

España redujo un 55% los muertos en carretera desde el 2001



     Como conductores no solemos pensar en esto, pero en las carreteras españolas moría mucha gente por un accidente de tráfico. La cifra más alta de muertos en carretera se dió en 1990 con 5.736 muertos (y otros 1.212 muertos en zona urbana), había casi 16 millones de vehículos en España. En 2010 lamentablemente siguen muriendo personas, pero fueron muchas menos, 1.730 (y esto incluso teniendo unos 31 millones de vehículos por nuestras carreteras).

Nuestra responsabilidad al conducir, lo más importante

     Es una muy buena noticia de la que debemos alegrarnos y estar orgullosos, pero no por ello debemos dejar de esforzarnos en seguir reduciendo la cifra de muertos. Aunque haya que repetirlo mil veces, es nuestra responsabilidad como conductores el principal factor para reducir la siniestralidad.

     Ahora habrá quien haga diversos análisis de estas cifras, unos lo acharán a esto y otros a aquello. Yo sinceramente creo que, si hemos conseguido que menos personas pierdan su vida en las carreteras, es por una combinación de factores:

■Las carreteras han mejorado (aunque todavía haya puntos negros, ahora al menos señalizados) y hay más kilómetros de autovías y vías de alta capacidad que nunca (unos 11.000 km).

■La seguridad de los coches también ha mejorado mucho, por sencillo o asequible que sea un coche, estará equipado con varios sistemas de seguridad activa y pasiva, que reducen el riesgo de tener un accidente, o bien reducen las consecuencias del mismo una vez producido, además de un bastidor y carrocería más estudiados.
 
■Poco a poco somos más responsables al volante, usamos más el cinturón (siempre deberíamos usarlo), nos ponemos más el casco (siempre deberíamos ponérnoslo), bebemos menos (nunca deberíamos beber alcohol si vamos a conducir) y no corremos tanto.
 
■La mano dura también funciona, nos guste o no. Aquí es donde quizás algunos más me vais a criticar, pero si somos objetivos (seamos más o menos responsables) ver más Guardia Civil, saber que hay más radares, tener miedo a las multas o a perder puntos del carné, nos influye a respetar más las normas.

     Yo tengo muy claro, y creo que vosotros también lo habréis observado, que ahora, por ejemplo, se respetan más los límites de velocidad que hace cinco o diez años. La gente, en general, corre menos. Ya no se ven tantos coches que te pasan cual relámpago (siempre habrá alguno, pero cuando conduzco veo muchos menos que antes).

     Sobre la velocidad podríamos hablar largo y tendido, quizás otro día me anime a escribir un artículo específico. Nos guste más o menos ir rápido (que sí, que es más emocionante ir deprisa) el hecho real y objetivo es que a mayor velocidad mayor es el riesgo de sufrir un accidente, o de que las consecuencias del mismo sean más graves (imaginaros un pinchazo a 100 km/h o a 180 km/h, o imaginaros una salida de la calzada a 100 km/h o a 180 km/h, ¿a qué no sería lo mismo?).

     Lamentablemente no terminamos de ser conscientes del todo de los peligros de la carretera, y algunos datos siguen siendo preocupantes: en 2010, el 42,4% de los muertos en carretera dio positivo por alcohol o drogas. Si consideramos solo el alcohol, este estaba presente en el 73% de los accidentes mortales.

     Por favor, por vosotros mismos, por vuestras familias, por vuestra novia (o novio, lo que toque), por el peque, por vuestra niña, por vuestros amigos, y por todos los demás que compartimos las carreteras: sed responsables y conducid con prudencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario