Web Toolbar by Wibiya

LifeDrive, el diseño exclusivo de los BMW “i”


     Normalmente, las estrategias de conversión llevadas a cabo a día de hoy, las cuales calculan una integración de sus componentes eléctricos para turismos que en su origen fueron pensados para motores de combustión, no han sido tan exitosas como se plantearon en un principio. Por ello, la innovadora LifeDrive, un tipo de arquitectura que se aplica únicamente en los automóviles de BMW i está siendo considerada como la más adecuada para la fabricación de coches eléctricos. ¿Por qué? Básicamente porque han conseguido un diseño que les permite colocar el motor eléctrico y un acumulador de energía en zonas realmente óptimas para la conducción.

     Toda esta arquitectura ventajosa debe sumarse también al uso de materiales más ligeros y menos contaminantes. En este caso, es factible transformar un vehículo normal a uno eléctrico sin tener que realizar unos cambios excesivamente complejos y, encima , es posible obtener un peso similar al que teníamos anteriormente. Con LifeDrive, en general, se consigue un peso realmente bajo y con una autonomía flexible, grandes espacios interiores y un dinamismo de matrícula de honor, respetando siempre la seguridad de los ocupantes del coche.

     La arquitectura que propone LifeDrive es muy diferente de la de los vehículos con una carrocería que se porta a si misma, la diferencia radica en que está formada por dos partes separadas que se relacionan entre sí. El módulo principal viene fabricado mayoritariamente en aluminio para una mayor flexibilidad y un menor peso. Con esto, se puede afirmar que la marca BMW ha dado un paso más en el uso de materiales ligeros en la fabricación de sus autos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario