Web Toolbar by Wibiya

China introduce un nuevo impuesto de 22% para coches americanos



     Los compradores de coches en China se han enterado el día de hoy de una  desagradable noticia: el Gobierno chino anunció planes para imponer aranceles de hasta un 22% en todos los vehículos fabricados en los EE.UU., a partir de hoy. Los fabricantes de EE.UU (como era de esperarse) no están especialmente felices  por esta noticia, ya que no sólo porque hace que sus vehículos sean más caros para los consumidores chinos, sino también porque es una prueba más de que el consumo desmedido del mercado interno chino  podría estar enfriándose.
 
     La parte más frustrante (para los americanos, en este caso)  de todo esto es que China no  aplica los gravámenes de una manera consistente para todos los coches importados. Los vehículos de General Motors, por ejemplo, se verán afectados con un impuesto del 21,8%, y Chrysler (de participación europea) se ve un arancel del 15%. Sin embargo, BMW y Mercedes-Benz se enfrentará a las tasas de sólo el 2% y el 2,7%, respectivamente. Tal vez eso es en base al volumen de vehículos que cada empresa pone en China, pero no se puede negar que la procedencia del fabricante tiene mucho que ver con los impuestos y hace pensar en muchas teorías de conspiración e intereses (no tan) ocultos.
 

     Algunos ven esto como una represalia exacerbada  por el 35% de los aranceles anti-dumping que los EE.UU. aplicado a neumáticos de fabricación china en 2009. De acuerdo con China.org, esta medida por parte de EE.UU. reducirá las exportaciones chinas de neumáticos en un 50% durante los tres años de aplicación del arancel y puede dar lugar a la pérdida de 100.000 puestos de trabajo en la industria de neumáticos de China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario